¿Cómo amortizar una hipoteca? Consejos útiles

¿Cómo amortizar una hipoteca? Consejos útiles

Los altos precios de los inmuebles, sumado a una capacidad de pago reducida, ocasionan que los plazos de amortización del crédito se extiendan durante décadas. De allí, surge la necesidad de saber cómo amortizar la hipoteca antes de tiempo. En esta nota le compartimos los mejores consejos para conseguirlo.

¿En qué consiste la amortización de una hipoteca?

La amortización de una hipoteca es un procedimiento mediante el cual se devuelve el dinero prestado a una entidad bancaria. Este fin se realiza a través de desembolsos parciales y constantes (cuotas).

Por lo general, en cada cuota se paga tanto una parte del capital pendiente como los intereses que correspondan en función del tipo de interés pactado.

Opciones para amortizar una hipoteca

Hay 2 maneras de amortizar una hipoteca. Como primera opción, al reducir la cuota que se paga de forma mensual (manteniendo el mismo período de devolución). Y, como segunda alternativa, al aminorar el plazo (los pagos se terminan antes, aun cuando la cuota sigue siendo la misma). Veamos qué implica cada posibilidad:

·  Reducción de cuota

Si opta por esta alternativa, sepa de antemano que tendrá una carga menos pesada, y podrá llegar sin problemas a final de mes. Además, su capacidad de ahorro se incrementa de manera considerable. Sin embargo, los intereses no van a descender ni se van a reducir con la amortización anticipada.

·  Reducción del plazo

Con la reducción del plazo la vida del préstamo se acorta, así que podrá disponer de sus ingresos para otro fin. Además, al aminorar el período de devolución, los intereses se calculan para una deuda inferior. Por lo que se reducen de manera significativa, y al final, el crédito resulta siendo más económico.

Eso sí, la reducción del plazo implica conservar la misma cuota. De modo que su capacidad de ahorro se reduce y no podrá destinar sus ingresos a otro fin.

¿Cómo hacerlo?

El estudio del panorama económico es fundamental para definir qué alternativa conviene más. Es decir, debe analizar y evaluar elementos como:

·  Deducción fiscal

Es un mecanismo que supone una menor carga tributaria. En este caso, si la propiedad fue adquirida antes del 1 de enero de 2013, tiene derecho a la desgravación en el IRPF. Esto supone para usted un beneficio fiscal que se traduce en una deducción de hasta el 15% sobre un máximo de € 9.040 de las cuotas aportadas año tras año.

Para gozar de esta condición, las cuotas deben ser igual a € 750. Pero siempre existe la posibilidad de aportar el capital restante para obtener el máximo beneficio.

·  Comisiones

La mayoría de los bancos aplica una comisión estimada en 0,5%, siempre que el capital sea amortizado durante los primeros 5 años, ya que se percibe más rentabilidad. Transcurrido este tiempo, la comisión suele ubicarse en 0,25%.

·  Euribor

Siempre conviene revisar esta referencia del tipo de interés europeo, ya que cuando está en negativo el ahorro que puede conseguirse al amortizar una hipoteca será casi imperceptible.

 

¿Cuál es el mejor mecanismo para amortizar? Siempre que le sea posible, escoja la reducción del plazo, es la más recomendada porque implica una reducción de intereses.

Deja un comentario

Cerrar menú