Cómo realizar un cambio de titular en la electricidad y el gas natural

Cómo realizar un cambio de titular en la electricidad y el gas natural

El cambio de titular en energía  es una gestión en la cual un usuario acepta la responsabilidad del suministro contratado, permitiendo que se puedan llevar a cabo por su parte distintas gestiones relacionadas con la electricidad o el gas natural.

Es importante que el contrato esté a nombre de aquel que use el suministro, puesto que es más fácil la recepción de las facturas y para que asuma las responsabilidades sobre el suministro.

¿Cuándo se realiza un cambio de titular?

En primer lugar es necesario que haya suministro y que todas las facturas estén pagadas. Este tipo de gestión se puede realizar en diferentes ocasiones:

  • Compra de una vivienda
  • Alquiler de un domicilio
  • Separación
  • Fallecimiento del titular

¿Quién puede realizar el cambio?

 Será el nuevo titular el que deba realizar el cambio, puesto que deberá dar una serie de datos personales. También puede hacerlo una tercera persona siempre que cuente con el consentimiento del que será nuevo titular.

El cambio de titular se puede realizar con la compañía actual o con la que desee el nuevo titular.

Documentos necesarios para el cambio de titular

  • Datos personales del nuevo titular
  • Datos personales del anterior titular
  • Datos del suministro
  • Número de cuenta donde se domiciliarán los recibos

¿Cuánto tarda en ser efectivo el cambio?

Si bien no tiene una duración estipulada, suele tardar entre 15 y 20 días hábiles en hacerse efectivo. Deberá llegar una factura a nombre del anterior titular y, a partir de eso, llegarán las facturas a nombre del nuevo titular.

¿Si el casero no quiere?

Puede ocurrir que, en contratos de alquiler, el casero no quiera que se ponga el suministro a nombre del inquilino. Sin embargo, el hecho de que el contrato esté a nombre del inquilino es lo mejor, puesto que, si ocurre algún incidente, lo podrá solucionar directamente, sin necesidad de llamar al casero para ello.

Además, si se produce un impago y el contrato está a nombre del casero, la deuda se asociará a su DNI, por lo que es mejor que esté a nombre del inquilino.