El color como estrategia para vender casas

El color como estrategia para vender casas

La psicología del color es un concepto que se aplica al marketing en sus diferentes industrias, y en la inmobiliaria no podía ser la excepción. Los colores tienen la capacidad de tornar una decisión de compra a favor del vendedor, sencillamente porque los colores emocionan.

Por esta razón, las grandes marcas han estudiado la selección de colores de su identidad visual, antes de crearla. Y en la industria inmobiliaria, analizar el impacto de cada color le ayuda a forjar una estrategia de ventas muy exitosa ¡Le comentamos más, siga leyendo!

¿Pintar un inmueble para el disfrute personal o para venderlo?

No es lo mismo pintar una vivienda para el disfrute personal que para venderla. En el caso del disfrute personal, los colores que se escogen se basan más en el tipo de decoración a recrear y en las preferencias personales.

Ahora, cuando el objetivo es vender una propiedad inmobiliaria, el proceso cambia. Según un estudio, el 94% de los profesionales en bienes raíces recomiendan pintar un inmueble antes de ponerlo en venta. Esto no es solo para cubrir las imperfecciones de las paredes, sino también para causar una primera impresión atractiva que inspire confianza.

Porque sí, cuando los compradores notan que un vendedor ha cuidado hasta el más mínimo detalle de la casa en venta, el interés de compra aumenta de manera significativa. Sumado a que el valor de la propiedad se eleva de forma considerable. Eso sí, la selección de colores debe ser cuidada para que ofrezca resultados satisfactorios en la venta.

Los colores neutros, la mejor estrategia para vender casas

La cantidad de colores es tan amplia como variada. De un mismo color desprende una infinidad de tonos. Pero ¿Cuál es el más acertado para fomentar la venta del piso o casa? ¡Los colores neutros, en especial, el blanco! Puesto que no distrae la mente del comprador.

El blanco como gancho para vender una casa

Entre todos los colores que existen, el blanco es el más recomendado para agilizar la venta de una propiedad.

  • Transmite frescura y limpieza. Entre los elementos que más valora el comprador promedio al visitar una casa en venta, la frescura y la limpieza destacan. El color blanco tiene la capacidad de hacer que los ambientes luzcan limpios y agradables.
  • Es luminoso. Para potenciar la luminosidad del inmueble, el blanco es la opción perfecta. Tenga en cuenta que los espacios oscuros transmiten temores y pesadez, incomoda a la vista y recargan la energía espiritual. En cambio, el color blanco permite que los espacios luzcan luminosos y atractivos a la vista.
  • Es un lienzo para futuras decoraciones. El objetivo es conseguir que el comprador pueda imaginar su vida en la casa, y el color blanco es un lienzo sobre el cual se puede idealizar cualquier tipo de estilo decorativo. Esto, eleva el entusiasmo del comprador y, por ende, su disposición a la compra.

Comience a valorar el uso de colores como estrategia inmobiliaria.

Siguiente entradaLeer más artículos