Vender un piso embargado, lo que debe saber

Vender un piso embargado, lo que debe saber

Las malas decisiones o infortunios de la vida pueden llevar a situaciones indeseables, como el embargo de una propiedad. Esto no significa que todo está perdido, sino que necesitará mucho conocimiento y paciencia para sobrellevar la situación. ¿Quiere vender un piso embargado? Le contamos lo que debe saber.

¿Cómo ocurre el embargo de un piso?

Antes que nada, necesita entender que, para llegar al embargo de un piso, puede transcurrir un tiempo considerable. Como referencia, este proceso está regulado por la Ley de Enjuiciamiento Civil, la Ley General Tributaria y el Reglamento General de Recaudación.

Cuando el banco se percata que está entrando en impago o default de la hipoteca (90 días sin pagar), se procede a lo que se conoce como novación hipotecaria. Se trata de una prórroga de 5 meses para que salde lo que debe. De no ser así, podría ser incluido en el ANSEF y ocurre lo siguiente:

  • Si no cumple con las cuotas atrasadas, la entidad bancaria introduce una demanda por embargo a través del Registro de la Propiedad. El inmueble queda registrado con sus respectivas cargas, haciendo público el enjuiciamiento.
  • El embargo inicialmente estará inscrito por al menos 4 años. Si en ese tiempo no puede terminar de pagar la hipoteca, la propiedad no podrá quedar libre de cargas.
  • Aun así, puede prorrogar dicho plazo por 4 años más. En caso de que no pueda saldar lo adeudado, finalmente la vivienda entrará en proceso de subasta. En este punto el bien raíz queda retenido temporal o indefinidamente.

Esto no significa que durante todo el proceso no pueda vender la casa o el piso embargado. Antes de llegar a la subasta pública, puede intentar negociar la propiedad como mejor le convenga. La única diferencia con respecto una compraventa normal, es que tendrá otras limitaciones.

¿Qué considerar al vender un inmueble embargado?

Para vender un piso embargado, hay que considerar algunas cosas relevantes para proceder a ofrecer la propiedad. Aunque el inmueble no pierde valor por esta situación, debe hacerles saber a los posibles compradores que hay un compromiso de por medio (cargas) que debe asumir con las debidas precauciones.

En cuanto a trámites, debe tener presente:

  • El nuevo propietario será quien asuma la hipoteca. Esto implica que su inversión será mayor, lo cual puede resolver bajando el precio para salir del inmueble más rápido.
  • Debe solicitar permiso al banco. Para completar la compraventa, hace falta tramitar la subrogación hipotecaria, que transfiere la deuda al nuevo comprador.
  • El posible comprador necesita una nota simple. Si el comprador va a solicitar una hipoteca para pagar, requiere de un documento oficial que avale el embargo de la vivienda y muestre los datos pertinentes (propietarios, cargas, ubicación, m2, etc.) de la misma para recibir el dinero.

Si tiene un piso embargado, venderlo es un proceso que debe manejar con cuidado y buena asesoría. Si es inversionista, puede ser un buen negocio porque consigue un mejor precio y los bancos le dan buenas opciones de financiamiento.