Consejos de ahorro para comprar una casa

Consejos de ahorro para comprar una casa

Si ha decidido que es momento de comprar una casa, pero no cuenta con el dinero suficiente para pagarla de contado o hacer el pago inicial, es hora de realizar un plan de ahorro adecuado que le permita reunir el dinero para lograr un paso tan importante como lo es comprar una vivienda.

Como casi ninguna otra transacción personal, la compra de una propiedad inmueble significa desembolsar una cantidad de dinero importante. Por esto, la correcta planificación de sus finanzas es lo primero que debe hacer para dar este paso. Hemos reunido algunos consejos oportunos para ayudarlo a concretar esta inversión.

¿Cuánto dinero necesita y a qué puede aspirar?

No le recomendamos empezar a ahorrar sin antes saber para cuánto le alcanzan sus ingresos actuales, es decir, de acuerdo con su situación financiera actual saber el precio aproximado de la casa que podría pagar. Un simulador de créditos hipotecarios podría ser una gran opción, o bien acudir a una entidad bancaria que le pueda asesorar oportunamente.

Con esto conocerá su capacidad de endeudamiento real, que en líneas generales no debe sobrepasar el 30% de sus ingresos mensuales. De hecho, para iniciar un plan de ahorro se recomienda destinar entre un 20% a un 30% de los ingresos mensuales para el ahorro. Esto será aproximadamente lo mismo que deberá pagar mensualmente luego de comprada la propiedad.

Salga de todas las deudas

Es casi imposible pensar en ahorrar cuando mensualmente parte de sus ingresos se van en deudas. Lo primero que debe hacer para cumplir su meta financiera de ahorro es dejar sus deudas en cero.

Tarjetas de crédito, créditos personales, pagos mensuales de compras… toda deuda por pequeña que pueda ser es mejor liquidarla. Esto es importante por dos razones, primero todo el dinero que destinaba al pago de deudas ahora podrá ahorrarlo; y segundo, frente a una institución bancaria al momento de solicitar el crédito hipotecario su estado financiero se verá mucho mejor, demostrando que tiene la solvencia suficiente para el pago de las mensualidades.

Ajuste sus finanzas a la regla 50/30/20

La regla 50/30/20 es muy conocida por su efectividad cuando se busca empezar a ahorrar. Es muy simple, se basa en lo siguiente. Para administrar mejor sus ingresos mensuales deberá distribuirlos de la siguiente forma:

  • 50% de los ingresos deben ir destinados a gastos fijos o básicos (renta, matrículas escolares, servicios, pago de deudas…)
  • 30% para los demás gastos necesarios del mes (aquí entran los gastos personales como viajes, ocio, compra de ropa…)
  • 20% de los ingresos deben ir destinados al ahorro (en este caso, el fondo de ahorro para la compra de la casa)

Algo importante de esta regla es que, si sobra algo de dinero del 50% o del 30% no se gaste en cosas innecesarias, lo ideal es sumarlo al porcentaje de ahorro.

Tener un objetivo claro

Ahorrar muchas veces puede ser complicado, por esto es importante tener muy bien definido el objetivo que se busca alcanzar. Lo importante es mantenerse motivado, y es que, si bien ahorrar para comprar una casa es algo que requerirá de tiempo, esfuerzo y auto control, el resultado bien valdrá la pena.

Se estima que destinando un 20 a 30 % de los ingresos mensuales al ahorro es posible que, en 2 años o 2 años y medio, sumando todos los gastos adicionales que la compra de una casa genera, se puede alcanzar la meta de ahorro fijada.