Factores emocionales que impulsan a comprar una vivienda

Factores emocionales que impulsan a comprar una vivienda

Comprar una vivienda es una decisión que se basa en diferentes factores. Y aunque cada comprador tiene sus propias razones cuando decide adquirir un inmueble, lo cierto es que en algún momento se dejan llevar por las emociones.

Sin embargo, esta revolución de sentimientos podría llevarle a tomar la decisión equivocada. Por lo que es mejor no dejarse llevar por impulsos y mantener la cabeza fresca. Sobre todo, al momento de escoger la vivienda ideal.

A fin de motivarlo a tomar una decisión objetiva, le contamos cuáles son los factores emocionales que inciden en la compra de un inmueble.

Comprar una vivienda: factores emocionales que impulsan la decisión

Generalmente, se piensa que los elementos decisivos para comprar una casa se relacionan con la ubicación o los metros cuadrados. Pero la realidad podría ser otra… las emociones son mucho más decisivas a la hora de disponer.

Pues intervienen aspectos personales como sus gustos en cuanto a la decoración, por ejemplo. Así que la decisión no es del todo racional. Fíjese en los factores emocionales que podrían cambiar el rumbo de su decisión:

La primera impresión

Cuando visita por primera vez una casa, las paredes recién pintadas, el área pulcra y bien cuidada, una tenue iluminación y una hermosa vista al jardín, podrían valer más que sus necesidades. Por lo que el número de habitaciones pasaría a un segundo plano, y el aspecto tomaría mayor impulso al comprar una vivienda.

Y aunque la primera impresión es realmente importante para conectarse con su nueva vivienda, cuando se combina con la objetividad los resultados son mejores. Pues más allá de buscar una casa que le encante, debe buscar una donde sus necesidades estén cubiertas.

Constantes aumentos de precios

Quizás la casa de sus sueños tiene un precio bastante elevado para sus posibilidades financieras. Por lo que pensando en que mañana podría aumentar su valor súbitamente, se deja llevar por el impulso de comprarla.

Sin embargo, el hecho de que una propiedad aumente su precio constantemente no debería ser una preocupación para usted. Sino para el vendedor, pues le costará más salir del inmueble. Así que al comprar una vivienda deje las prisas por el precio y céntrese en otros aspectos más relevantes.

Insistencia del vendedor

Entre las miles de técnicas que manejan los vendedores, la presión suele ser la más utilizada. Sobre todo cuando le dicen “tome la decisión rápido porque hay muchos interesados”. Generalmente, solo son compradores “fantasmas” que el vendedor inventa para llevarlo a la presión y hacerle tomar una decisión inmediata.

Cuando esto le suceda, tómeselo con calma y evalúe -en líneas generales- si realmente el inmueble se adecua a sus necesidades.

La edad

Al comprar una vivienda la edad suele ser el limitante para muchos factores, entre esos, para adquirir un crédito hipotecario. Sin embargo, la desesperación y la prisa no le permitirán tomar la decisión más acorde a su perfil. Por lo que la edad pasa a cambiar el rumbo de su decisión de compra. Más que todo cuando tiene la presión familiar y social retumbándole.

Cuando decida comprar una vivienda dé prioridad a sus necesidades, y ajústelas a sus gustos. Lo ideal es vivir en una casa que le guste, pero que también se ajuste a usted.

 

http://www.m5inmobiliaria.es

Deja un comentario

Cerrar menú