Las ventajas de comprar una casa vieja y remodelarla

Las ventajas de comprar una casa vieja y remodelarla

Comprar una casa nueva es el sueño de muchos. Sin embargo, no todos tienen las posibilidades económicas para adquirir un inmueble totalmente nuevo. Por fortuna, hay otras alternativas, como comprar una casa antigua y remodelarla.

Quizás se esté preguntando en este momento: ¿Es buena inversión?, ¿Cuáles son los pros de esta opción? Descuide, en esta nota respondemos a ambas interrogantes.

Ventajas de comprar una vivienda antigua y reformarla

Lejos de lo que pudiese pensar, adquirir una casa vieja también supone una buena inversión. Al reformarla puede recuperar su capital y obtener atractivos dividendos. Además, esto trae consigo beneficios como:

  • Más valor por ubicación

Por lo general, las viviendas antiguas fueron construidas en ubicaciones céntricas, ya que en ese momento había espacio libre. Al comprar una vieja vivienda para reformarla, la ubicación le permitirá sumar valor al precio final el día de mañana.

Aunado a que la casa sería una oferta atractiva para los compradores al estar próxima a zonas importantes. Como centros comerciales, escuelas, edificios, áreas verdes, etc.

  • El diseño es más atractivo

Por tratarse de una estructura vieja, los techos por lo general son más elevados. Lo que aumenta el atractivo de la propiedad. A la vez que influye de manera positiva en la sensación de amplitud. La casa se verá y se sentirá más amplia y atractiva.

Igualmente, este tipo de infraestructura le permite mantener pavimentos y muros originales. Solo con un poco de mantenimiento lucirán como nuevos.

  • Beneficiosa inversión

De acuerdo a estudios inmobiliarios, las casas usadas suponen un ahorro de hasta el 30% al demandar un mantenimiento que aminora su valor real. Y si las reformas no son tan abismales, esto supondría una alta ganancia para usted.

  • Reformas personalizadas

Lo mejor de comprar una vivienda vieja es que las reformas son completamente a su gusto. Bien sea si se quedará a vivir en ella como si la pondrá en alquiler o en venta. Puede darle un nuevo aire a la propiedad. Quizás mucho más moderno, elegante, acogedor, llamativo… como lo desee, cada aspecto a modificar será solo y únicamente su decisión.

  • Es más fácil acceder a un crédito hipotecario

Considerando que el precio de una casa vieja es relativamente bajo, en comparación a una vivienda nueva, tiene más posibilidades de adquirir un crédito hipotecario. Esto es en términos de tiempo y requisitos, las entidades financieras no suelen ser tan estrictas en estos casos. Además, los intereses a pagar tampoco serán tan elevados.

  • Fusionar lo clásico con lo moderno

Los diseños clásicos también son atractivos para algunos compradores. Así que podría fusionar el estilo clásico con el moderno. Por ejemplo, conservar los tradicionales tabiques, pero vestirlos con un toque más moderno.

Tenga en cuenta que la fusión de lo viejo y lo nuevo tiene una estética muy llamativa y original. No tiene que ser una casa de época, puede aportarle un toque único.

Invertir en una casa vieja es una buena alternativa, estudie el mercado y arriésguese para ganar.

 

fuente: http://www.m5inmobiliaria.es

Deja un comentario

Cerrar menú