¿Por qué una casa de playa es una mina de oro?

¿Por qué una casa de playa es una mina de oro?

Muchas personas anhelan tener una casa frente al mar para disfrutar de la suave brisa y apreciar el oleaje cada mañana al despertar. Esta, supone una idea muy atractiva cuando se trata de invertir en una segunda vivienda. Una casa de playa es una mina de oro que como inversionista inmobiliario debería considerar. ¡Le contamos porqué!

Casa de playa, por qué es una opción rentable

Aunque el precio de las casas ubicadas cerca del mar podría ser más elevado, la inversión le otorgará un buen retorno. Fíjese por qué es una alternativa rentable:

●     Las zonas frente al mar se revalorizan

Ahora es una gran inversión, el día de mañana serán cuantiosos frutos. Los especialistas en bienes raíces defienden que las zonas frente al mar aumentan su valor con el paso del tiempo. De hecho, la revalorización puede darse de forma anual.

Esto, debido a la urbanización que estas zonas despiertan, además del flujo de inversiones que atraen. De modo que el precio de reventa o arriendo sería más alto con el transcurrir de los años.

●     Las rentas por día dejan jugosos beneficios

Aunque las casas de playa demandan un cuidado y mantenimiento especial, aunado al pago de servicios adicionales, existe la posibilidad de rentarlas a turistas. Por fortuna, los precios de rentas por día son más elevados que la renta tradicional.

Con este ingreso, puede cubrir los gastos del inmueble. Al mismo tiempo que percibe ganancias para futuras inversiones inmobiliarias u en otros campos de su interés.

●     Tienen una gran demanda

En vacaciones de verano u otras épocas del año consideradas como “temporadas altas”, la demanda de las casas de playa aumenta. Y es que la mayoría de las personas busca disfrutar del sol en una vivienda que esté lo más cercana posible al mar. Por lo que la promoción de su propiedad duplica sus posibilidades de éxito.

Lo mejor de todo es que durante estas épocas las rentas suelen ser más elevadas. Así que puede percibir buenos dividendos.

●     Pueden reformarse para aumentar su valor

Cualquier propiedad inmobiliaria, sin distinción de tamaño, puede reformarse con el propósito de aumentar su valor en el mercado. Y cuando se trata de casas de playa, las reformas siempre serán bien recibidas por los huéspedes o futuros compradores.

Eso sí, como recomendación, apóyese en un profesional del área que pueda ayudarle a planificar reformas que estén a su alcance. Y que ante todo se mantengan dentro del enfoque de una vivienda de playa. Es decir, comodidad, diversión y facilidad de uso.

●     Suponen un ahorro

Si será una casa vacacional para el disfrute de usted y su familia, le permitirá ahorrar en los gastos comunes de viaje. Como hospedaje, comidas, bebidas, etc. A cambio, podrá disfrutar de días de tranquilos y gratificantes en sus épocas de descanso.

●     No demandan gran promoción

Lo bueno de las casas vacacionales en la playa es que son muy buscadas, sobre todo, en temporadas altas. Por tanto, con solo emprender una estrategia de promoción en internet, por ejemplo, llegará  a potenciales turistas.

Como puede ver, una casa de playa sí que es una verdadera mina de oro. Una inversión que deja buenos y constantes dividendos.

 

https://www.m5inmobiliaria.es

Deja un comentario

Cerrar menú